Contra el maltrato infantil

Niños inteligentes: dilo y lo será

Publicado el 08/12/2011 por Rie Peru 2021

“Paolita siempre hace sus tareas, ella es ordenada en la casa, me hace caso y es muy cariñosa”, me decía su madre con una sonrisa  en los labios, días después lo aseveraba también su profesora y realmente ella lo era. Todo lo contrario era lo que me decían de Carla (compañerita de paolita), se había cambiado de colegio y traía referencias de ser una niña “muy distraída y caprichosa” al menos así la había calificado su anterior profesora.

Al final del año escolar como era de esperarse paolita resulto con más altas notas que Carlita ¿Realmente una de ellas era responsable y la otra niña no? ¿Acaso los comentarios de padres y profesores influyeron en ellas?

Pues sí, los comentarios que hacemos de nuestros niños se vuelven Profecía Autocumplida así lo revela el estudio de McClelland con niños entre 7 y 11 años a los cuales se les aplico un test de inteligencia. Una vez evaluados  se les comunicó a los profesores que una mitad de cada clase, elegida al azar, era muy brillante mientras que de la otra mitad se dieron los resultados reales.

Los resultados de esta investigación fueron que la mitad de las clases que se habían considerado más capacitados obtuvieron un progreso mayor al final de curso y que  la otra parte de la clase.

Aunque parece magia no lo es, Rosenthal y Jacobson estudiaron esta teoría en el ámbito escolar descubriendo lo que realmente ocurre: los profesores formulan expectativas acerca del comportamiento de sus  alumnos y los van a tratar de forma distinta de acuerdo con dichas expectativas.

Es posible que a los alumnos que consideran más capacitados les den más y mayores estímulos, más tiempo para las respuestas, etc. Estos alumnos, al ser tratados de un modo distinto, responden de manera diferente, confirmando así las expectativas de los profesores y proporcionando las respuestas acertadas con más frecuencia. Si esto se hace de una forma continuada a lo largo de varios meses, conseguirán mejores resultados escolares y mejores calificaciones en los exámenes.

Por ello lo que digamos a nuestros niños es importante para la construcción y desarrollo de su autoestima, y para la formación de su personalidad.

Algunos padres de familia y profesores califican al niño como “malcriado”, “desordenado” “inquieto”, “ocioso”, “burro”, haciendo que realmente lo sean. Provocan que algunas conductas como por ejemplo su “inquietud” se conviertan en el rasgo principal de su personalidad. El niño entiende que otro de sus nombres es inquieto y se comportará asi.

¿Cómo calificas a tu niño? ¿Qué le dices constantemente? Ten en cuenta: lo que dices se hace realidad en su vida. Es mejor enviarle mensajes positivos, decirle que es inteligente, bueno, responsable. Todas nuestras calificaciones deben ser según  lo que esperamos de él. Si deseamos que sea exitoso deben empezar a calificarlo como tal.

Si te gustó compartelo con tus contactos facebook twitter delicious Google Reader Feed
Este articulo pertenece a la categoria Padres, etiquetas , , .
Agrégalo a tus favoritos Enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>